fbpx Skip to content

Ventanas eficientes, tecnología para el ahorro energético

La pandemia que estamos sufriendo en todo el planeta ha venido a recordarnos las deficiencias que arrastran los sistemas constructivos en México y en buena parte del mundo, debido a la reclusión forzosa a la que nos hemos visto forzados. Durante este periodo hemos convivido con un cúmulo de malas decisiones tomadas a nivel constructivo que han dado prioridad a los detalles estéticos por encima de aquellos que por su funcionalidad determinan la calidad de vida y el confort térmico de nuestras viviendas.

Hemos sufrido del bullicio que conlleva una vida en convivencia e incomodidad en muchos casos por el deficiente aislamiento con el que se construyeron nuestras viviendas. Esta situación nos ha provocado malestar y obligado en algunas ocasiones a gastar parte de nuestros ahorros familiares en sistemas de climatización que si bien, disfrutamos en su momento, hoy demandan una mayor parte del gasto agotando nuestros recursos económicos.  Es en estos momentos que entendemos la necesidad de integrar estrategias pasivas que garanticen el nivel de aislamiento de un proyecto de construcción desde su concepción para evitar tener que implementar otras medidas que demanden inversiones adicionales que disparen nuestro consumo de energía para climatizar los espacios que habitamos. En este sentido, la convivencia con estas deficiencias nos permite identificar claramente la importancia que tienen las puertas y ventanas, así como, su correcta instalación en las condiciones de finales de aislamiento que determinan la sensación térmica en cada uno de los espacios de nuestra vivienda.

Invierte en tus ventanas antes de gastar en climatización

No tiene sentido gastar dinero en climatizar nuestro hogar si tenemos instaladas ventanas poco o nada herméticas que además carecen de vidrios aislantes o poco eficientes para el control solar. Siendo éstas, las responsables de hasta el 45% de las pérdidas o ganancias energéticas de un edificio, la inversión más inteligente las señala como una prioridad en el camino a mejorar las condiciones de aislamiento. Para ello, será recomendable solicitar a su proveedor un cálculo térmico (Capret AMEVEC) que evalúa y clasifica la prestación térmica del cerramiento conforme a la normatividad vigente. La instalación correcta del cerramiento está a la misma altura en la decisión porque será la acción requerida para preservar las condiciones de estanqueidad y evitar puentes térmicos con los muros que puedan disminuir su eficiencia.

Invierte en sistemas pasivos y activos de control solar exterior

En países con una alta incidencia solar como es el caso de México, la instalación de sistemas pasivos de protección solar, como aleros, pérgolas, toldos o persianas de exterior pueden corregir en buena parte los problemas que ocasiona una inadecuada orientación de las distintas fachadas de un edificio, un exceso de exposición a los rayos UV o la instalación de vidrios que no aíslen o carezcan de protección solar. Este tipo de productos debidamente instalados evitarán la incidencia directa de los rayos solares sobre el vidrio reduciendo la transmitancia térmica al interior de la vivienda. Por otro lado, aquellos sistemas de control solar exterior que ofrecen una protección solar activa nos perimirán aprovechar la luz natural contribuyendo a reducir el consumo energético.

Si bien existen otras medidas para proveer un adecuado aislamiento térmico a un edificio que serán tema de otros artículos, ninguna representa un mayor riesgo para obtener un buen desempeño energético que obviar o no considerar la instalación de ventanas eficientes y sistemas arquitectónicos de control solar exterior.

Esperemos que las experiencias que hemos vivido y los errores de los que hemos aprendido nos obliguen a cambiar la percepción de la calidad de una vivienda priorizado la funcionalidad sobre lo superfluo. Ojalá que el desarrollo de la arquitectura sustentable pase de ser de una frase prometedora a una realidad condicionante para la venta de cualquier vivienda en los próximos años. 

Colaboración AMEVEC